jueves, 1 de enero de 2009

Confesión

Sí, vale, lo reconozco. Yo también lo he hecho. He buscado mi nombre en google a ver qué salía. Entre comillas, claro, que no es plan de conocerme a todos los “José” que hay en la web.

Así he descubierto que tengo tocayos djs o pintores. Y, lo más curioso, que estoy en la Wikipedia.

Que estoy en la IMDb ya lo sabía porque yo mismo les envié mis datos hace tiempo. Lo que no entiendo de la IMDb es el baremo que usan para introducir en su base de datos unos títulos y no otros. En mi caso, por ejemplo, les envié mi currículum completo. Pues bien, aparecen cosas como el making of que hice de la película de Santi Amodeo, pero no el documental que he dirigido. ¿Quién decide allí lo que incluir o no en la filmografía de alguien? Curioso...

Por otro lado, lo que sí me ha sorprendido es encontrarme en la Wikipedia. Yo no soy asiduo de esta web, de hecho, apenas he entrado nunca. Y ahora veo que estoy ahí. Claro, una vez visto esto, me he puesto a buscar a mis amigos. Y unos aparecen y otros no.

Y de nuevo volvemos a lo mismo, ¿qué baremo siguen para decidir quién es digno y quién no de figurar en esta base de datos?

1 comentario:

lasinmotivos dijo...

yo lo he hecho alguna que otra vez y nada, soy una desconocida... ;)