viernes, 1 de julio de 2016

Fargo, segunda temporada: OVNIS

  He analizado bastantes elementos de la nueva temporada de Fargo en el blog, pero hoy me gustaría centrarme en un elemento que trae a muchos de cabeza: los OVNIs.

  ¿Por qué hay OVNIs en la segunda temporada de Fargo?

  Por muchas razones.



  La primera, la época, los 70, década de mayor turbulencias en los cielos de toda la historia norteamericana. Había una fiebre conspiratoria como nunca antes ni después respecto a la información que supuestamente se tenía de los platillos volantes y que era ocultada al pueblo. Estaba tan de moda el asunto que el cine no tardó en hacer de ellos un tema recurrente. 

  Pero no sólo eso. 

  En una temporada dedicada a la guerra, si mezclamos el tema recurrente de los 70, los OVNIs, con las guerras, tenemos una obra que también ha sido de gran importancia en la cultura americana, La Guerra de los Mundos, y que por tanto no podía faltar en el relato. De hecho, el segundo capítulo de la temporada termina con una cita justamente de ese libro. 

  Además, no es la filmografía de los Coen ajena a los OVNIs. En El hombre que nunca estuvo allí ya aparecen formando parte de la trama. E, igual que aquí, no se explica su origen ni sus circunstancias. Simplemente, están. 



  Así que sí, los OVNIs están presentes y son reales en la historia. Pero, al margen de su presencia física y real, ¿simbolizan algo?

   Date cuenta de su aparición en la escena del motel. 



  Es un claro "deus ex machina" (Dios en una máquina), que salva de golpe y porrazo a Lou Solverson. Cuando está a punto de morir, llegan los OVNIs única y exclusivamente para salvarle la vida. Y, una vez hecho eso, se largan. 

  Por supuesto. Si algo simbolizan las presencias venidas de otros mundos (del cielo) en el cine americano, ése es sin duda Dios. 

  Y la explicación de todo la dará la Sra. Solverson cuando Noreen le explica la teoría de Camus sobre el absurdo de la existencia. Ella le dice que ese tipo no tiene ni idea y...



     - Es francés.
     - Como si es de Marte. Nadie con sentido común diría algo tan estúpido. Estamos en la Tierra para hacer un trabajo. (Y entonces aparece Solverson junto a ella en pantalla partida). Y cada uno de nosotros consigue el tiempo que necesita para hacerlo. Y cuando la vida se acabe y estemos ante el Señor, prueba a decirle que todo ha sido la broma de un francés. 
  
  Sí, Dios (en una máquina) apareció para conceder a Solverson el tiempo que aún le quedaba para llevar a cabo su tarea en la vida. 

  Y ya está, no voy a volver a escribir nada sobre Fargo que sé que ya os tengo hartos.

1 comentario:

Charlie García Villalba dijo...

Por favor, no dejes de escribir sobre Fargo (o sobre cualquier cosa). Todos las entradas que publiques serán pocas.
Saludos.