martes, 18 de noviembre de 2008

El valor de las ideas

La idea lo es todo. Una idea es lo que puede hacer fracasar, perecer o triunfar un proyecto. Hace falta una idea clara, concreta, abarcable y, sobre todo, adecuada, para cada proyecto. Si no tienes esa idea, ese concepto que lo unifique todo y que te sirva de brújula, darás tumbos de un lado para otro con el proyecto, zozobrará y se acabará hundiendo.

Pero si encuentras una idea, un concepto, un pensamiento que unifique y englobe todo el proyecto, no te despegues. Sigue esa idea de principio a fin y no te salgas nunca de la línea, del camino que te marque. Insisto, esa idea ha de ser la brújula que te marque el camino. No te desvíes. No quieras tomar atajos. A veces la senda que te marca tu brújula es compleja y resulta tentador abandonarla por un momento para seguir caminos más fáciles. Error.

Encontrar esa idea es difícil. Puede ser lo más complicado del proyecto. Pero ha de ser una de las tareas en la que más nos esforcemos, debe ser una prioridad básica en el proceso.

Sea un documental, un cortometraje o largometraje, un spot, un video musical, ¡lo que sea! Ya sea en la fase de escritura del guión o a la hora de abarcar la ingente tarea de la realización. En ambos casos, la pregunta básica y primera siempre ha de ser, ¿cuál es la idea que lo unifica todo? ¿Cuál es el concepto en que me voy a basar para hacer que todo tenga sentido?

Una vez hayas respondido satisfactoriamente a la pregunta, verás que todo lo demás se hace solo.

El último guión de largometraje que escribí se basaba en "Así hablaba Zarathustra". Todos los conceptos, metáforas, idas y venidas del personaje principal, conflictos, filosofía, ¡todo! Estaba basado en este libro. Cada vez que tenía que dar un paso adelante, en cualquier sentido, abría ese libro y encontraba en él las respuestas.

El último proyecto que he dirigido tenía como base los cuentos de Alicia de Lewis Carrol.

El año pasado dirigí un documental sobre las "artes alternativas" en los años 30. En aquella época una de esas artes que estaba naciendo era el cómic. Pues ahí encontré la respuesta. Ésa fue la idea: el cómic. Desde la estética a la propia narratividad, todo estaba basado en el lenguaje, estética y narrativa del noveno arte.

Si encuentro la idea, lo he encontrado todo.

1 comentario:

Trainer dijo...

Gran post. Con tu permiso, voy a citarte en un taller de dramaturgia. Gracias, Ortuño.