martes, 24 de marzo de 2009

El arte que detesto

Normalmente soy muy apasionado para mis cosas. Lo que me gusta, me encanta, y lo que no me gusta, lo detesto. Por lo general el arte me suele apasionar, pero también hay mucho arte que detesto.

Detesto a Klimt, y su puñetero Beso. Me gustaba (un poco) hasta que se ha convertido en símbolo de lo que más detesto del arte. Todo el mundo lo tiene en su casa. Señoras que van a la compra en chándal y apenas saben articular una frase con sentido lo ponen en su sala de estar por lo monísimo que es y porque "está de moda". Les preguntas quién es Klimt y te contestarán que cantaba en alguna edición de Operación Triunfo.

¿Alguien sabe a quién se tiró Andy Warhol para convertirse en celebridad? Su arte es caduco y dentro de cien años nadie (pero nadie, eh) se acoradará de él y de sus gilipolleces. Y ahí está. Una de las supuestas cumbres del arte del siglo XX.

Detesto a Almodóvar, Julio Medem y, sobre todo, a Kusturica.

Y detesto Sandman. ¿Por qué todo el mundo lo venera tanto? Neil Gaiman a mí me parece de un cargante...

3 comentarios:

SIEMPREANÓNIMO dijo...

"...señoras que van a la compra en chándal y apenas saben articular una frase con sentido..."...¿la prenda deportiva idiotiza a la gente?,¿sólo a las mujeres?,¿o es el acto de ir al carrefour?...para alguien sin carrera, estudios, o, simplemente con otro tipo de cultura más "de la calle", la expresión monísimo, o bonito, puede comportar que, de alguna forma, el arte también ha tocado su sensibilidad. La universalidad y la accesibilidad al arte es un fenómeno de nuestra era.
No me agrada el tono despectivo utilizado, a pesar de que estoy de acuerdo con lo de Gaiman... y Medem...y Kusturica...

Julio González dijo...

Bueno Ortuño, me he topado con tu blog y lo primero que leo ha sido todo un bofetón. Te quería comentar algo parecido a lo de el tipo anónimo este, aunque con algún matiz, ya que no entiendo la aversión contra Medem y Kusturica...

Pero después de pensarlo un poco, me he dado cuenta de que yo soy el primero que defiendo la parcialidad y la subjetividad absoluta del punto de vista personal, y me parece más honesto que simplemente reflejes tus manías y tus conceptos, por injustos que puedan parecer al que entre por aquí a echar un vistazo.

Así que me parece cojonudo. Eso sí, sigo sin entender la aversión hacia Médem y Kusturica... (es evidente que a mí tampoco me apetece ser imparcial y objetivo)

Un saludo

La del tronco. dijo...

Pues yo estoy de acuerdo en todo