viernes, 25 de marzo de 2011

Guiones y música

Lo de escribir escuchando música es lo que tiene. Pasado el tiempo, escuchas una canción y, de pronto, tienes un flashback a aquella época en que te afanabas en dialogar a una niña repelente o hacer avanzar una trama absurda y sin sentido que te traía por la calle de la amargura. Hoy me ha pasado, de pronto en mi mp3 han saltado los Dover y mi cabeza se llenaba de personajes animados. Y es que Dover era lo que escuchaba cuando escribía los capítulos de la serie “Evita Percances”. “KiaN” la escribí escuchando a Clint Mansell, y a su tema Dead Reckoning debo la inspiración para el clímax de la película. Para "Ánimas” me acompañaron los Tokyo Hotel y el guión de “Cielo sin ángeles” lo escribí con ABBA de fondo. Fíjate cuánto eclecticismo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de Tokyo Hotel no te lo perdona ni dios. ¬¬

Agggg.

Ortuño dijo...

No, no tengo perdón de dios. Aún hago penitencia por ello. De hecho, el guión no se llegó a producir (aunque sí lo cobré). Sería por ello...

Saludos.

Casmódico dijo...

Ahora lo entiendo todo.